Nuestras redes

Opinión

Una determinante cuestión de gustos

Cuestión de gustos. Aquellos que vivimos rodeados de personas que son adeptas al mundo de los videojuegos, vivimos escuchando recomendaciones. La variedad de títulos que andan dando vuelta y la facilidad de conseguirlos es tan grande, que muchas veces es imposible jugar a todo lo que sale, a todo lo bueno, y siempre tenemos cientos de juegos pendientes, esos que alguna vez jugaremos, pero nunca lo hacemos. Esos incluso que hemos comprado, y siguen juntando tierra en nuestras bibliotecas virtuales.

¡Jugá a este, jugá a este otro! ¡No sabés lo que te perdés!

Tengo muchos amigos y conocidos que me recomiendan juegos que no solo nunca escuché muchas veces, sino que hay tantos otros que en cuanto a gustos, nunca jugaría. Y si, seguro van a preguntarse “¿Y pero si nunca lo jugaste, cómo sabes que no te gusta?” Y la pregunta es buena, pero la respuesta también: dado que hay una cantidad enorme de juegos que nunca jugué, y que no tengo el tiempo para jugarlos a todos, prefiero priorizar los que pertenecen a esos géneros que sé que me van a gustar.

Todo, en ese momento, se determina por los gustos. Todos, o la gran mayoría de nosotros, hemos probado durante nuestra vida diferentes tipos de juegos. Al menos yo, que he pasado por varias generaciones de consolas y que he vivido con fuerza todo lo que me pudo dar una PC en cuanto a los videojuegos, conozco más o menos los diferentes tipos de géneros, subgéneros, y todo lo que este mundo nos puede dar en ese sentido. Por ende sí, es una cuestión de gustos. Es una cuestión de haber probado y que no me haya gustado.

Ejemplos claros conservan la amistad

Les voy a poner un ejemplo claro. Florencia (redactora de Cueva) me recomienda una aventura gráfica de terror, vamos a suponer Darkseed, que incluso su estética visual está basada en diseños del mismísimo HR Giger. Por otro lado, Gelatita (también redactora) me recomienda jugar a Bloodborne, diciéndome que hay muchas referencias a Lovecraft.

Pienso en todos los títulos que me dan muchas ganas de jugar y que aún no salieron, y se me hace agua a la boca

Entonces es como “DIOS MIO, GIGER POR UN LADO, LOVECRAFT POR OTRO… ¿QUÉ HAGO?”. Simple: me quedo con la aventura gráfica. ¿Por qué? Porque es un género que adoro, mientras que los juegos de rol nunca me llamaron la atención, tienen ciertas cosas en su mecánica de juego que sinceramente me aburre.

¿Me estoy perdiendo de algo? Seguramente de una gran historia, unos gráficos increíbles, no lo dudo. Pero a nivel entretenimiento… seguramente me resulte mucho más divertido y entretenido Dark Seed, porque voy a disfrutar de su mecánica. Entonces la premisa es cierta: es todo cuestión de gustos.

La verdad de todo el asunto

Y si es cuestión de gustos, ¿realmente me estoy perdiendo de algo? Es como decirle a alguien que no le gusta el futbol, que se perdió de un gran partido. O es como decirle a alguien que no le gustan las películas de superhéroes y ciencia ficción, todo lo que se perdió por no haber visto el MCU y el magnánimo final llamado Endgame. ¿Realmente, dentro de su consciencia, se perdió de algo? Quizás yo, siendo fanático de ambos géneros, me hubiese perdido de mucho.

Dark Seed (Cyberdreams, 1992)

Dark Seed (Cyberdreams, 1992)

 

Entonces queda claro, al menos para mí, que si es una cuestión de gustos, no perdemos realmente nada al preferir darle una oportunidad a un título que responde a todos nuestros gustos, y no a uno que ya, de entrada, sabemos que hay varias cosas que no nos van a llamar la atención.  Incluso es una cuestión de ser críticos, analíticos con lo que jugamos y todo ese sabor que fuimos construyendo con años y años de prueba y error.

¿Prueba y error? Sí, prueba y error

Porque justamente esa es la clave: prueba y error. He jugado a Maniac Mansion y me enamoré. Jugué a Final Fantasy VII y me aburrió. Jugué a Silent Hill y me volví a enamorar. Jugué a Dark Souls y me aburrió. Jugué a Resident Evil y me encantó, jugué a Diablo y me aburrió. Jugué a Splatterhouse y me encantó, jugué a Chrono Trigger y me aburrió. Y creo que ya se dan una idea a dónde apunto: prueba y error, una y otra vez durante el paso de los años hasta entender qué nos gusta y qué no nos gusta.

De acá en más, todo depende de nosotros, claro está. Podemos seguir dándole oportunidades a géneros que sabemos que no disfrutamos, si tenemos el tiempo. Quizás para muchos, sentarse y poder disfrutar un videojuego es todo un tema, por cuestión de, nuevamente, tiempo y prioridades. Entonces simplemente, a la hora de hacerlo, queremos ir a lo seguro. Después nos puede ir mal, como me pasó con el reciente Call of Cthulhu, por ejemplo. Pero cosa que no me pasó con el grandioso Conarium, por poner otro ejemplo.

Lo que me gusta y lo que no me gusta

Y no solo podemos decir estas cosas con juegos que ya probamos, claro está. Podemos generar esa ilusión con juegos que están por salir, como por ejemplo, en mi caso, Death Stranding. Y no es el único, ya que puedo sumar más a la lista: DOOM Eternal, Gears 5, Ori and the Will of the Wisps, Wolfenstein: Youngblood o The Last of Us Part II.

Y también sé que hay títulos que realmente no me van a importar, como Ace Combat 7: Skies Unknown, Pokémon: Let’s Go, Pikachu!, Let’s Go, Eevee!, Star Wars Jedi: Fallen Order, The Legend of Zelda: Link’s Awakening, Warcraft III: Reforged y tantos otros. Y lo lamento por los fanáticos, espero sepan entender, pero es una cuestión de gustos, no es que tenga nada contra estos títulos en sí, es solo que no me llaman la atención y seguramente nunca los vaya a jugar.

¿Conclusiones? ¿Pensamientos?

¿Está mal? ¿Está bien? ¿Quién marca estas pautas? ¿Quién dice qué es bueno y qué no, cuando de gustos se trata todo este tema? Lo bueno es que hay oferta para todos los gustos, y nunca vamos a sentir que nos ofrecen poco. Al menos a mí me pasa eso. Pienso en todos los títulos que me dan muchas ganas de jugar y que aún no salieron, y se me hace agua a la boca. Y pienso en todos aquellos que aún no jugué, y me lleno de felicidad. Porque sé que es una forma de darme cuenta que sigo en este mundillo, que no hay límites a la hora de entretenerme y que siempre va a haber algo ahí, esperando ser jugado.

Escrito por

Redactor. Cinéfilo. Game Designer. Dibujo sin ser ilustrador y hago música sin ser músico. El terror ante todas las cosas. Aprendí a querer más a los animales que a las personas. Mi BFF se llama Leono.

También podés leer...

En Cueva apretamos Pause

Noticias

Un buen juego tiene un buen soundtrack

Gelatita Recomienda

Entrevista con Juan Ignacio Papaleo, fundador de revista Replay

Entrevistas

La música que nos permite la inmersión necesaria

Opinión

Cyberpunk 2077 requerirá de 80 GB libres en PlayStation 4

Noticias

Gato Roboto: lo bueno y lo malo de un juego en envase ínfimo

Análisis

Beat’em up: ese género que derrama acción (Parte 2)

Opinión

3 Recomendaciones porque si (Parte 5)

Gelatita Recomienda

Nuestras redes