Nuestras redes

Lunatika Recomienda

Days Gone, una motocicleta para enfrentar las hordas más brutales

Days Gone es el nuevo exclusivo de PlayStation 4, un título desarrollado por Bend Studio que nos lleva a un mundo abierto plagado de infectados. Son los bosques de Oregón, luego de que el mundo como lo conocemos haya sido azotado por un desastre que acabó con millones de personas y dejó todo tipo de zombis deambulando por la tierra. Cazamos nuestra motocicleta y nos zambullimos en este videojuego, con menos ambición que otros exclusivos de Sony, pero aun así se puede disfrutar.

Una moto contra el mundo

El título de Bend Studio comienza cuando Deacon St. John pierde a Sarah, su mujer, durante la noche de la infección, que acabo con la civilización como la conocemos. Él es el protagonista de esta historia y comenzamos a jugar dos años después de la tragedia.

Deacon es un motoquero devenido en cazarrecompensas. Vive cómo nómade junto a su amigo Boozer y buscan la forma de darle un sentido a su vida en el mundo post-apocalíptico. Ahora todo está dominado por pandillas y la historia nos obligará a tomar un bando. Boozer termina lastimado a manos de los Muertos, unos sectarios que veneran a los zombis. Uno de nuestros objetivos será hacerles frente durante gran parte de la historia. El otro, reunir pistas sobre Sarah: Deacon tiene razones para creer que está viva.

Como buen motoquero, Deacon no irá a ningún lado sin su moto. Y para nosotros los jugadores, se convertirá en un elemento central de la jugabilidad. Además de ser el vehículo para explorar el mundo abierto que propone el juego, es una pieza clave en persecuciones. También a la hora de enfrentar una horda y de encarar las escenas de acción.

La horda: una amenaza zombi desconocida

Videojuegos de zombis hay muchos; sandbox de mundo abierto también. En este sentido, a Days Gone le cuesta diferenciarse de otros juegos similares. Uno de sus puntos más fuertes son los propios zombis. Llamados Freakers, estos infectados nos esperan en cada rincón del mapa. Tenemos a los clásicos zombis (que en realidad no son tan clásicos porque corren). Y además hay niños infectados, lobos, osos y hasta zombis gigantes.

Las hordas son una mecánica nueva en este tipo de juegos. Los Freakers se mueven como verdadera fauna, teniendo características especiales (como que son más débiles de noche). Arman nidos, que tenemos que destruir durante todo el juego como misión opcional. También se mueven en hordas.

Days Gone es un juego largo y hay que jugar entre 15 y 20 horas para enfrentar a las hordas más despiadadas. Antes de eso, la historia nos irá haciendo conocer a los Freakers, también iremos subiendo de nivel y ganando habilidades de combate (el toque RPG del juego). En el último tercio del juego estaremos listos para enfrentar el horror…

Cientos de zombis organizados para masacrarnos. Conjuntos de no-muertos que se mueven como masas y que requerirán de una buena estrategia para no morir en el intento. Bombas, trampas, molotovs armadas con botellones de cerveza. El arsenal de Deacon no se quedará atrás.

Un mundo abierto de manual

Days Gone no está a la altura de algunos exclusivos que Sony lanzó en 2017 y 2018. Es un juego con menos ambición, pero que tiene todo para agradar al público que disfruta del género post-apocalíptico. Todas las mecánicas relacionadas a los Freakers, especialmente las hordas, y la propia motocicleta como único medio de transporte son novedades que, por sí solas, lo convierten en un juego de zombis interesante.

Muchas de sus mecánicas ya las vimos. Su diseño de misiones, principales y secundarias, no es nuevo. En lo particular, la IA de los enemigos humanos no está cuidada, y eso hace que los tiroteos sean genéricos y repetitivos.

Con todo lo dicho, aunque el diseño sea de manual y las mecánicas no sean nuevas, Days Gone tiene personalidad. Además, podemos sumar que Deacon es un protagonista no tan típico: no es un héroe, tampoco es un antihéroe. Es un superviviente que se las rebusca como puede en un mundo en el que ya no quedan buenos ni malos, solo pobres almas que luchan el día a día para darle sentido a sus vidas.

Veredicto Final

Days Gone no es un título imprescindible. Sin embargo, tiene ideas interesantes que resaltan particularmente bien dentro de los juegos de supervivencia. Las hordas son un peligro indómito que nos tomará tiempo superar, y conducir la motocicleta por Oregón, al final, termina siendo un placer. Los amantes de los zombis, pueden jugarlo sin problemas. Los demás, a esperar a la oferta.

Escrito por

Redactora. Apasionada al terror, especialmente en videojuegos, pero también en cine y literatura. Trabaja desde hace más de 5 años en marketing y comunicación para videojuegos, promoviendo la industria en Latinoamérica.

También podés leer...

En Cueva apretamos Pause

Noticias

Un buen juego tiene un buen soundtrack

Gelatita Recomienda

Entrevista con Juan Ignacio Papaleo, fundador de revista Replay

Entrevistas

La música que nos permite la inmersión necesaria

Opinión

Cyberpunk 2077 requerirá de 80 GB libres en PlayStation 4

Noticias

Gato Roboto: lo bueno y lo malo de un juego en envase ínfimo

Análisis

Beat’em up: ese género que derrama acción (Parte 2)

Opinión

3 Recomendaciones porque si (Parte 5)

Gelatita Recomienda

Nuestras redes