Nuestras redes

Gelatita Recomienda

Dark Souls, la belleza en la dificultad

En vísperas del nuevo juego de Hidetaka Miyazaki, Sekiro: Shadows Die Twice, me pareció correcto analizar Dark Souls (2011) en todo su esplendor y tratar de explicar porque es una de las grandes joyas del gaming. Voy a intentar no spoilear demasiado así que no voy a explicar en profundidad la historia, ni hablar muy detalladamente de sus mecánicas sino enfocarme en los elementos utilizados con un poco de ambigüedad.

Historia

Si hay una palabra que se usa generalmente para describir al Dark Souls es difícil. En realidad esa palabra encierra mucho más, es decir, el Dark Souls es un juego difícil sin duda alguna: tiene una curva de aprendizaje muy alta y lleva mucho tiempo familiarizarse con todos los elementos de este juego tan complejo. Pero lo fantástico es que la dificultad encierra mucho más y la razón de existir es mucho más profunda.

Al empezar el juego intentamos progresar, sin realmente entender mucho. Fallamos una y otra vez hasta finalmente poder lograr nuestros objetivos. Hay gente que jamás logra superar los intentos fallidos y abandonan el juego.

Nuestro personaje es un no-muerto, eso significa que al morir volvemos a la vida rápidamente y esto está visto como la maldición de los vivos. Pero cada muerte te acerca a ser un hueco –hollow en inglés– que representa un estado total de locura y aunque no está del todo claro cómo funciona exactamente, el juego nos muestra que todos los personajes temen ser huecos. Lo único que queda es la esperanza, el intentar seguir avanzando no importa cuantos intentos lleve. Cuando abandonas el juego porque te rendiste, en ese momento, tu personaje se convierte en hueco. Todos alrededor tuyo son enemigos y cada muerte es un trauma que debes superar.

Muchos juegos quieren imitar a Dark Souls haciendo un juego difícil. Pero no es difícil simplemente por serlo, es una metáfora. Sobre la muerte, la esperanza, la depresión, superarse a uno mismo y lo que significa rendirse. Que quede claro morir es parte de la historia.

La historia está encriptada en los detalles y podes ganar el juego sin saber nada sobre los personajes y sobre el mundo, aprender sobre ello depende solamente de vos. Lo increíble es su nivel de complejidad y cómo está abierta a la propia interpretación. Esta libertad creó una gran comunidad llena de gente compartiendo sus versiones, sus descubrimientos y sus experiencias. Dark Souls no necesita marketing porque su mayor publicidad es el boca en boca de su propia comunidad. El juego te cambia. Cambia cómo percibes el resto de los juegos, el nivel de paciencia que uno maneja. Cambia las expectativas de lo que esperas de otros títulos.

Conexión

Otra palabra que podríamos utilizar para describir Dark Souls es conexión. Todo está magníficamente conectado. Ya explicamos cómo la muerte y dificultad están conectadas con la historia, es decir tienen una justificación en ese mundo.

La distribución del espacio es fantástica, es uno de los mejores elementos del juego. Cada lugar está conectado de una forma espectacular, cuando uno empieza a conocer el mapa en profundidad y empieza a conectar en su mente las diferentes áreas te vuela la cabeza. El nivel de profundidad que tiene es simplemente increíble.

Lo que es aún más impresionante es que todos los objetos (armas, conjuros, llaves, armaduras, etc.) están conectados con la historia. Es decir los objetos, el mapa, la muerte todo tiene una explicación lógica dentro de la historia. Todo está puesto en un lugar con una razón. Nada es aleatorio. Ese es el nivel de detalle que manejan los juegos de Hidetaka Miyazaki, todo tiene una conexión.

Mi experiencia

La primera vez que jugué Dark Souls me llevó más de 60 horas terminarlo y puedo asegurarles que valió la pena cada segundo. Yo normalmente lloro con todo, soy una persona muy sensible, pero Dark Souls es el primer juego que me hizo llorar de pura adrenalina. Luego de muchos intentos pude matar uno de los bosses más complicados (el gordo y el flaco para los que lo hayan jugado) y fue una de las batallas más épicas que experimente y la victoria vino acompañada de unas pequeñas lágrimas provocadas por esa sensación de éxtasis total que el triunfo nos otorga.

Si algo que les puedo recomendar es que no usen guías. No hay línea de lo que podes y no podes hacer, nadie es esencial. Podes matar a quien quieras y cuando quieras, vos mismo pones el límite de lo que es moralmente aceptable. La presión de no saber dónde está la hoguera, de no saber a donde ir, te hace un mejor jugador. Una vez que aprendes a moverte por el mapa jamas lo olvidas, la ubicación es esencial. El juego premia al jugador inteligente. Parte de la dificultad es el no saber qué hacer y resolver esos dilemas es parte del juego. La experiencia total viene sin la mano de guías.

Espero que esta pequeña carta abierta a mi amor el Dark Souls los provoque a intentar jugarlo. Yo creo que es algo que todos deberían experimentar, aunque creas que no es para vos y pienses que no vas a poder superarlo por la dificultad, te aseguro que todos pueden solamente a algunos les lleva más tiempo que otros y no es una competencia. Dark Souls va a darte conexiones con personajes que jamás dicen una palabra y sentimientos profundos en un juego completamente oscuro, complicado y totalmente hermoso.

Escrito por

También podés leer...

Varios MODs que tenemos que probar alguna vez

Opinión

Próxima estación: Argentina Train Jam 2019

Industria Regional

Made in Argentina: Forager, el juego de gestión más atrapante

Lunatika Recomienda

Esports: Resumen semanal del 15 al 19 de abril

Esports

3 Recomendaciones porque si (Parte 2)

Gelatita Recomienda

Un puñado de juegos con la dificultad por las nubes

Opinión

Desarrollo de videojuegos: 5 motores libres

Opinión

EVA 2019 tuvo su segunda edición más austral de Argentina

Industria Regional

Nuestras redes