Nuestras redes

Opinión

Sony, Microsoft y cómo aprender de los errores ajenos

Los años pasan y los fanáticos siguen ahí, peleándose entre ellos a ver si es mejor tener una consola o una PC. Si es una consola, qué versión de la misma tenés, cuáles son tus juegos exclusivos. Si es una PC, de qué generación es tu micro, que velocidad tiene tu memoria RAM, que drivers tenés instalados de tu placa de video. Una pelea absurda y aburrida, por el simple hecho de necesitar algo para destacar y sentirse más. Y como siempre, ahí sigue el fanático, perdiendo de vista lo más importante: divertirse. Sea consola, sea PC, si te gusta jugar, tu búsqueda debería pasar por entretenerte. Fui más profundo en el tema del fanatismo en ésta otra nota.

La guerra de los 100 años

Hay cuestiones psicológicas atadas a este comportamiento humano, que se aplica a todos aspectos de la vida. Obviamente no todos los fanáticos son iguales, ya que este detalle va muy de la mano con la personalidad de cada uno, pero ahí los tenés… Marvel o DC. Boca o River. Friends o Seinfeld. Star Wars o Star Trek. Fortnite o PUBG. La necesidad de “ser mejor” porque tenés tal o cual gusto. La necesidad de tener razón, de reafirmar que tus gustos son correctos, que eso que vos pensás es lo que en realidad vale. La guerra solo por la guerra, el impedimento de poder disfrutar otro contenido solo por rivalidad. Una rivalidad invisible, pero tan real que duele. Y ahí lo tenés al fanático, que se pierde de disfrutar cosas nuevas solo por encerrarse en su propio mundo.

El problema es que toda esta lucha innecesaria se da a causa de que hoy en día, básicamente el fanático no tiene mucho para elegir. O es PC, o es PlayStation, o es Xbox. Ah sí… ¿está Nintendo también, verdad? Con todo el amor y respeto que el gran fontanero merece, la pelea es entre los mencionados anteriormente. Pero antes no era así. Antes se intentaban generar otras puertas, otros caminos, se apostaba a la innovación, a buscar un propio destino para consagrarse. Y sí, claro, los tiempos cambian.

No es más de lo mismo. Es lo mismo, pero mejor

Desde que PlayStation y Xbox encontraron la fórmula del éxito, cada una de sus consolas fue una versión mejorada de la entrega anterior. Mejores prestaciones técnicas, mejor micro, mejor memoria, mejor placa de video. En PC pasa lo mismo: mejores componentes. Y lo mejor nos implica más y mejor capacidad de procesamiento, por ende, podemos llegar a disfrutar mejores juegos.

Analizar. Tomar nota. Aprender. Actuar en consecuencia

¿Pero por qué esto es así? ¿Por qué Sony y Microsoft tomaron el mercado y se lo llevaron a su propia cueva de éxito? ¿Qué hicieron bien ambas compañías con sus consolas como para hoy ser las únicas dos vigentes en el mercado? Si nos ponemos a pensar, Nintendo siempre busca evolucionar con sus consolas, o al menos busca ofrecer diferentes experiencias. Sí, hay más poder en cada lanzamiento nuevo, pero la búsqueda de una experiencia nueva, como ya mencioné, está presente.

Creo que si bien las consolas de Sony y Microsoft hablan por sí solas y son gigantes y grandiosas por sí mismas, hubo un camino recorrido en la historia de los videojuegos, precisamente de los lanzamientos de diferentes consolas, que hicieron que ambas empresas no solo entiendan el mercado, sino que aprendan qué cosas debían hacer, y qué cosas no debían hacer. El fanático es fanático por ósmosis, pero no saben quizás, que ambas consolas llegaron a su propia perfección porque muchos de sus antepasados hicieron las cosas muy mal. Y como buenos exponentes, aprendieron de esos errores.

No, no y no: Atari Jaguar

El primer ejemplo que podemos poner es Atari Jaguar. Si bien la empresa Atari ya había cometido un gran error cuando lanzó Atari 5200 (tenía otro diseño estético, prometía más poder, pero los juegos eran los mismos que lo que usaba Atari 2600), no aprendió nada al parecer y volvió a prometer algo que no cumplía: sus 64 Bits. La publicidad rezaba que mientras la Sega Genesis es de 16 Bits y la 3DO es de 32 Bits, ellos llegaban con 64 Bits. Algo que claramente no se veía reflejado en sus juegos. Esto no solo impactó en la prensa especializada del momento, sino que casi ninguna compañía se quería meter a desarrollar juegos para la consola porque decían que tenía un sistema demasiado engorroso y que no iba a llevar a buen puerto. De esta manera, la consola fracasó estrepitosamente.

No, no y no: LaserActive

LaserActive fue una consola de la megaempresa Pioneer, líder por aquel momento en todo lo que tenías que ver con audio y sonido en general. La consola tenía algo novedoso, eso no lo podemos negar, que era el uso de Laser Disc, una tecnología que duró lo aún menos que lo que duró la propia consola. Los Laser Disc eran como unos CDs gigantes e incomodos, parecidos a un vinilo pero digital. Supuestamente eran el futuro… pero claramente no llegaron a nada. Esta consola, además, en aquel momento costaba casi 1000 dólares, lo que era claramente una locura. ¿Apostaron a la innovación con el uso del Laser Disc? Claro que sí, el problema fue que no tuvieron visión del mercado actual, y la consola fue un fracaso.

No, no y no: Apple Pippin

Apple también dio su cuota de enseñanza con Apple Pippin, una consola tan elitista como la propia empresa. Apple creyó que solo por ser Apple, se podía meter en un mundo con marcas impuestas y ganar todos los trofeos solo por el peso en sus espaldas. Pero para el momento en que llegó, PlayStation ya estaba consolidada. Nintendo 64 también. Incluso Sega Saturn estaba intentando pelear. 600 dolares costaba esta consola, y fue directo al fracaso, no solo por el costo elevado, sino por llegar tarde a un mercado que le resultó ajeno apenas abrió la primer puerta.

No, no y no: 3DO

3DO, la consola de Panasonic junto a otras empresas como Amiga o LG, prometía a grandes escalas. No solo suponía una consola de última generación, sino que también iba a ser un centro multimedia. Había varios juegos en su lista, incluso varios de renombre. Las empresas desarrolladores miraban con buena cara esta apuesta, donde también había aportado su grano de arena el fundador de EA. Pero, otra vez como se imaginan, la consola fue un fracaso. ¿Por qué? Porque costaba 700 dólares, lo que era casi 3 veces lo que costaban las consolas que eran competencia. LaserActive tenía su absurdo precio “justificado” por el uso de la tecnología LaserDisc, pero la gente de Panasonic no tenía excusa alguna.

Entonces… ¿Qué aprendimos de todo esto?

Ejemplos de consolas que fracasaron en el intento de saltar a la fama hay muchas más, pero quise mencionar solo estas cuatro para que se entienda mejor el punto que intento desarrollar. Si analizamos cada uno de los párrafos donde hablo de las diferentes consolas, podemos nosotros mismos sacar un aprendizaje de todo eso. Atari Jaguar mintió, por así decirlo. Prometió algo que no pudo cumplir a nivel tecnológico. LaserActive quiso innovar pero no hizo un estudio de mercado y apostó a una tecnología nueva que aún no había sido aceptaba y que, justamente lo contrario, tenía más detractores que algún fanático que otro por ahí perdidos. Apple llegó tarde y creyó que podría comprar solo por su marca a un mercado que sabe bien lo que quiere. Panasonic se abusó del precio.

Estos diferentes puntos son los que desde sus primeras versiones, tanto Sony como Microsoft supieron esquivar. Luchan entre ellas para no intentar caer en ninguno de estos errores. Es por todo esto que se consolidaron como las consolas que aún siguen vivas, y no tienen miras de desistir. A pesar de todo lo que podría decir, el fanático que sigue luchando esta guerra al menos tiene un fundamento sólido: no es fanático de cualquier cosa. Dichas consolas y las PC como centros de entretenimiento, tienen material de sobra para dar batalla.

Escrito por

Redactor. Cinéfilo. Game Designer. Dibujo sin ser ilustrador y hago música sin ser músico. El terror ante todas las cosas. Aprendí a querer más a los animales que a las personas. Mi BFF se llama Leono.

También podés leer...

Observation: un thriller único de ciencia ficción

Lunatika Recomienda

A Plague Tale: Innocence, la sorpresa del año

Lunatika Recomienda

Sea of Solitude llega de la mano de EA

Indies Love

Mortal Kombat 11: más brutal que nunca

Lunatika Recomienda

El placer de llegar a casa y disfrutar

Opinión

Esports: Resumen semanal del 20 al 24 de mayo

Esports

San Juan Gaming Festival reunió a 4000 espectadores

Industria Regional

VA-11 HALL-A: preparando tragos con un toque de existencialismo

Lunatika Recomienda

Nuestras redes