Nuestras redes

Opinión

¿Por qué todavía existe la piratería?

En 1993, había abierto un local de computación en Temperley, muy cerca de donde vivo. Por aquel entonces tenía 13 años, estaba sufriendo el primer año de la secundaria, pero los videojuegos ya se habían instalado hace años en mi sangre. También en la de algunos amigos. Salíamos del colegio e íbamos caminando hacia este local, que estaba en una esquina. La vidriera frontal, dejaba traslucir varias cajas de videojuegos de PC. Entrabas, y no había periféricos, ni ventas de computadoras ni partes de las mismas. Solo tenía disquetes, algunos insumos menores, y videojuegos. Cientos de videojuegos.

Todo tiene un contexto

El dueño tenía varias carpetas con las listas de los juegos, incluso software. La lista era interminable, cientos de hojas impresas metidas dentro de folios, con el nombre del juego, la desarrolladora, el año de lanzamiento, el género y la cantidad de disquetes que abarcaba cada título. Incluso juegos con passwords para poder comenzar, los vendían con las fotocopias de los mismos (las aventuras gráficas solían hacer esto). “Me llevo el Indiana Jones and the Fate of Atlantis“. El tipo en pocos minutos te copiaba los disquetes correspondientes y salías del local con una felicidad que te duraba meses.

En ese momento no existía el concepto de la piratería. Para nosotros, eso era lo normal: entrar a un local, pedir un juego, que te lo copien, e irte feliz. Las ediciones originales eran rarezas extremas, casi nadie tenía un juego original en ese momento, salvo que algún familiar haya viajado al exterior. Sí, sabíamos que eran copias lo que estábamos comprando, pero no existía el concepto de lo ilegal. De nuevo: la piratería era una palabra que se usaba solo para las películas y cuentos de piratas.

Los tiempos cambian

A muchos, que se criaron en una época donde la piratería es perseguida, condenada y repudiada por la gran mayoría de los medios, esto les podrá sonar a inocencia. Pero no, es solo una cuestión de contextos. Hace poco hice una nota sobre este tema, sobre los contextos, las épocas, esos detalles atados a los diferentes tiempos que pueden marcar diferentes historias y cambiarles completamente el sentido.

Nosotros estamos más que acostumbrados, e incluso lo tomamos ya como algo familiar, ver películas o jugar videojuegos donde los rusos son los malos de las historias. ¿Se pusieron a pensar cómo impacta eso en la audiencia o en los jugadores de dicho país? La misma situación, la misma película o videojuego, pero consumida por dos realidades distintas. Esos son contextos. Culturales, temporales, sociales, políticos o incluso psicológicos. En este caso, no depende de cómo se mire, sino de quién lo mire.

Los tiempos cambian. La piratería evoluciona

Cuando se ejecuta una versión pirata del juego Game Dev Tycoon, éste le informa al jugador sobre las consecuencias de la piratería en la industria.

Hoy en día, la piratería sigue existiendo. Si bien hay juegos que tienen sistemas para detectar esto, las actualizaciones automáticas ayudan, se viven volteando sitios con descargas ilegales, hay tiendas con precios razonables y constantes ofertas… la piratería sigue existiendo. Hay personas que tienen este concepto como un ideal, y no por una cuestión económica, sino moral. “Si te gustó el juego, compralo“, recitan varios instaladores de juegos piratas. Y justamente ese es el punto: el problema no es que pagues por el contenido, sino que pagues demás por dicho contenido.

Muchos toman como héroes a estos anónimos que lo que buscan es el no abuso de renombres. Vamos a poner un ejemplo: Ubisoft saca un nuevo juego, millones en publicidad, hype en todas las convenciones y eventos. Lo cobran 60 dólares. Vos te relajas cómodamente en tu sillón preferido para disfrutar de tu juego nuevo (que te costó sudor y esfuerzo comprarlo) y el juego es malo. Está lleno de bugs, la historia no tiene sentido, las mecánicas son toscas, y el juego por más que dure 200 horas, lo único que propone en repetir una y otra vez las mismas acciones. ¿Pagaste realmente lo que vale el juego, o pagaste de más? Esa es la oportunidad que intentan darte estos vengadores de lo injusto.

Cuestión de principios

Ahora, pongamos las cartas sobre la mesa: ¿está bien lo que hace esta gente? Esa respuesta depende mucho del receptor y el mensaje que haya absorbido durante su vida. ¿Es legal lo que hacen? Claramente, no. Hay muchos que podrán decir que si es ilegal no está bien entonces, pero hay otros que alegan que por más ilegal que sea, te están dando la posibilidad a vos como consumidor final de toda esta cadena de producción, de decidir si realmente querés pagar o no el trabajo que se tomaron las empresas.

Pongamos el siguiente ejemplo: vamos a comprar un auto. Lo vemos ahí, impoluto en exposición. Podemos dar una vuelta para probarlo. Lo elegimos porque lo vimos en revistas y ciento de publicidades. Lo pagamos. Cuando nos entregan el auto, no era el color que nosotros queríamos. Está desbalanceado. Los engranajes no tienen aceite y se atascan. ¿Nos quedamos con el auto? Claro que no, pedimos que lo cambien por lo que nosotros pagamos.

La dura realidad

Denuvo es uno de los sistemas más utilizados en los videojuegos para combatir la piratería.

En los videojuegos no podemos hacer eso. Solo nos queda esperar que la empresa, que lanzó un juego meses antes de su fecha solo por cuestiones comerciales, comience a sacar parches y parches que solucionen estos problemas. Incluso muchas veces salen algunos parches pero los juegos siguen teniendo graves problemas. Y a fin de cuentas, pagamos un dineral por algo que andaba mal, que no es lo que nos vendieron. Algo que no nos gusta.

Acá es donde este grupo de renegados pone un freno y dice: “mirá, bajalo de forma pirata, probá el juego. Si estas conforme, compralo“. Es una postura en contra de lo que ellos llaman tiranía, una postura en contra del capitalismo más duro, en contra de las empresas que abusaron de estas modalidades para hacer lo que quieren.

Lo que nadie quiere escuchar

Seamos sinceros por otra parte. Las empresas necesitan dinero para funcionar como tal. Cualquier que monta una empresa está buscando una devolución económica por el trabajo que hizo. Las empresas de videojuegos no buscan pagar los impuestos con amor y buenas reseñas o buenos puntajes. Son empresas, con empleados, compromisos legales, y un montón de otros asuntos que desconozco. Son un motor de producción y como tal, necesita combustible. En este caso, el combustible es el dinero.

El problema, de nuevo, no es que las empresas cobren sus juegos: el problema es que nosotros paguemos de más. Y que no se malinterprete: este es un análisis de una situación real, que existe y nos abarca a todos. No estoy a favor de la piratería, pero tampoco estoy en contra de este pensamiento radical de pagar el precio justo. ¿Hay un equilibrio? ¿Hay un balance justo entre estos dos puntos? No, aún no. Y por eso me nació la inquietud de hacer esta nota, para entender mejor un mundo que vemos día a día y a veces ni le prestamos atención.

Los juegos online son otro mundo

Obviamente están los juegos online, pero ese es otro tema. Los fanáticos de estos títulos no dudan en comprar sus juegos favoritos para poder saciar su necesidad de jugar en línea. Overwatch, CS:GO, World of Warcraft, nadie pone en duda el valor de esos juegos. El tema son todos los otros, donde el juego en sí es caro, después te venden los DLC (que si no los compras te perdés de la mitad de la historia), los season pass, etc, etc, etc. Incluso, y quizás quede para otro debate, estamos hablando de juegos digitales, donde no existe nada físico, ni distribución, ni nada, como para encarecer el producto. Y lo más gracioso en este aspecto, es que muchas veces los juegos digitales terminan siendo más caros que los juegos físicos, con todo lo que esto implica.

Escrito por

Redactor. Cinéfilo. Game Designer. Dibujo sin ser ilustrador y hago música sin ser músico. El terror ante todas las cosas. Aprendí a querer más a los animales que a las personas. Mi BFF se llama Leono.

También podés leer...

San Juan Gaming Festival reunió a 4000 espectadores

Industria Regional

Deportes electrónicos: Resumen del 2018

Esports

Tomás “tomi” Guardia regresará al escenario competitivo en 2019

Esports

Esports: Resumen semanal del 1 al 7 de diciembre

Esports

Esports: Resumen semanal del 10 al 16 de noviembre

Esports

Argentina Game Show 2018: Un anticipo de lo que se viene

Noticias

No solo juego porque me entretiene

Opinión

BlizzCon 2018 revelará detalles sobre lo que viene en la saga Diablo

Noticias

Nuestras redes